¿Cómo está regida la realidad?

Según física cuántica, el modo en que se comporta la materia depende del observador. Si examinamos la conducta de los quarks vemos que coexisten varias posibilidades – y a veces contradictorias -, hasta que una de éstas se hace real a través de la elección del observador. Estas múltiples posibilidades son aquello de lo que está hecho el universo. Por tanto, hay múltiples realidades que coexisten dentro de la realidad cuántica.

Podemos emplear el modelo cuántico para ordenar:

Nuevas elecciones, nuevas posibilidades, un horizonte más amplio, nuevas frecuencias, menos distorsión y amor incondicional.

“La realidad no es estática: Cambia de comportamiento, dependiendo del observador, y existen mundos paralelos con frecuencias vibratorias que difieren de las de nuestro mundo”.

Algunos describen la realidad como la existencia de múltiples mundos para explicar la coexistencia de posibilidades múltiples. Nosotros estamos presentes en cada uno de esos universos simultáneamente. Las posibilidades se vuelven reales y coexisten en universos paralelos, con independencia unas de otras.

El lugar en el que nos hallamos en este preciso momento existe simultáneamente en un número ilimitado de universos y que en cada uno de ellos están manifestándose realidades distintas. No sólo todas las posibilidades son plausibles, sino que también se hallan todas disponibles, dependiendo de la elección realizada por el observador. Esto es lo que hace que sea posible creer que podemos interactuar con estas posibilidades realizando nuevas elecciones.

Los mundos múltiples albergan realidades simultáneas que vibran a frecuencias distintas, mientras que las dimensiones nos permiten tener una comprensión más amplia de la realidad. Los fenómenos que pertenecen a dimensiones más elevadas parecen inexplicables. Sin embargo, existen aun cuando no las percibamos. Existen universos paralelos fuera de nuestra percepción.

Físicos demostraron que en determinadas interacciones instantáneas entre fotones del pasado, presente y futuro coexisten felizmente. No es sólo que las interacciones entre dos fotones se produzcan de forma simultánea, sino que la distancia entre ellos no tiene consecuencia alguna.

Algunos investigadores como Anton Zeilinger, logró teletransportar un fotón y afirmaba que la información cuántica incluye todas las interpretaciones de la física cuántica. La teletransportación significa transportar automáticamente la información sin transportar las propias partículas. Viajaba a velocidad mayor que la luz. Había logrado también teletransportar la propiedad física de una partícula de luz al interior de otra, sin que hubiese vínculo físico.

Muchos gurús espirituales, pregonan que debemos “rendirnos” al destino, el karma y que fluyamos con el universo. El fluir o rendirse te deja en un estado de sumisión ante una fuerza mayor que nosotros mismos, y por tanto el “libre albedrío” se limita. El poder del libre albedrío es el que nos permite realizar nuestras propias elecciones responsables porque la materia se halla disponible y no juzga.

La naturaleza incluye varias posibilidades y la elección realizada por el observador influye en la realidad. Cualquier hecho observado fue primero una posibilidad elegida entre otras. Cuando integras el pensamiento cuántico comprendes que no existe aspecto ni posibilidad ninguna fuera de la creación. Todo existe con simultaneidad.

Cuando pronunciamos una orden y la hacemos coexistir con nuestras expectativas, entramos en el pensamiento cuántico y puesto que en la realidad cuántica todo existe al mismo tiempo, es inútil pasarnos el tiempo esperando. En lugar de tratar de eliminar este sentimiento, es mejor concentrarnos en nuestro estado actual y ser creativos. En lugar de esperar que nos suceda algo positivo para poder estar en un estado positivo, de ahora en adelante podemos elegir este estado.

El objetivo del trabajo interior es hacernos tomar consciencia de nuestros patrones familiares, creencias y bloqueos afectivos.

La creencia de que la vida es difícil y que debemos trabajar mucho para obtener cualquier cosa que valga la pena se halla profundamente arraigada en nuestra consciencia colectiva. Hemos perdido el código del bienestar y “sin esfuerzo”.

Todo coexiste, al igual que la materia a nivel cuántico. El tiempo y espacio no son lineales. Todo lo que se experimenta en mundos paralelos se halla disponible. EN este instante podemos acceder a todo lo que hemos sido y todo lo que seremos. Cuando elegimos una posibilidad, las que no se eligieron continúa existiendo en universos paralelos.

Nuestra experiencia de la Creación nos lleva a englobar todos los aspectos de la dualidad. Buenos y malos sin juzgarlos.

Podemos sintonizar con la información de estas encarnaciones a través de la conexión con el ser o esencia.

 
Hola viajer@!Si te ha gustado, comparte en tus redes! Cualquier sugerencia puedes dejármela clickando al botón de whatsapp que aparece en la parte superior. Gracias!
Laura Gallardo Hdez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
WhatsApp chat Contacta a mi whatsapp!