Encuentro con seres amarillos

Comienzo mi viaje…

Subiendo con la burbuja para conectar con otra dimensión, he llegado a un punto en la estratosfera donde había mucha densidad. Como si fuese chapapote. Era tan denso que he necesitado varios intentos para traspasar esa capa espesa. La burbuja al salir de ahí iba envuelta con ese material negro grasiento.Con esfuerzo he conseguido ir más arriba y conforme iba elevándome, iba limpiándose hasta que ha quedado completamente transparente.

Me he elevado tanto como he podido.

He visto una nube de oscuridad que creaba en su interior rayos. No pude adentrarme para ver un poco más qué era y para qué se producía.

Me vi subida en una nave grande color negra. Y llevaba un traje negro de guerrera. Normalmente me suelo ver con esa apariencia y ese avatar de chica con pelo largo y rubio platino casi y muy esbelta.

La nave la dirijo con la mente. Como si de forma telepática pudiese darle órdenes. Así que le he pedido que me llevase a la misión que me tocaba.

He ido a coger muestras de un planeta marrón, rojizo. Casi desértico. Las muestras las tomaba y las ponía en una especie de microscopio con patas plegables que sacaba del interior de una mochila. Ha extraído con la muestra toda la información y automáticamente la información se ha trasladado a la base de donde soy. Me he ido de allí una vez que he caminado un poco por ahí a ver si veía algo más, pero es un planeta desértico y no creo que sea necesario hacer mucho más allí.

Mientras iba a bordo de la nave, he visto otro planeta color verde y he tenido que parar para tomar muestras también de allí. Para mi sorpresa mientras extraía unos fragmentos de roca del suelo, he levantado la mirada y he visto que cerca de mí había dos seres de piel amarillenta con un cuerpo gelatinoso y parecido a un anfibio. Su cuerpo era algo raro al igual que sus cabezas. Me recuerda mucho a los ajolotes. Sobresalía una especie de antenas a ambos lados de la sien. Y al verlos tan amigables, he tomado confianza para preguntarles por qué llevaban esas antenas tan largas sobresaliendo de la sien.

Me explicaba que era una especie de gándula pineal humana y además lleva un transmisor para facilitar la conexión con los mismos seres de la especie. Como si fuese una antena para transmitir hondas telepáticas y poder comunicarse fácilmente.

Me he despedido después de su interesante explicación sobre nuestra glándula pineal humana y sus antenas y transmisores.

Le querido ir más arriba y me he desprendido del cuerpo que me ataba a esa dimensión. Sólo sentía que era energía con el universo. Como un todo, expandiéndome en la inmensidad.

He estado sintiendo toda esa vibración por mi cuerpo físico hasta que he decidido desconectar de esa dimensión y volver a este plano.

Desconecto la exploración por hoy.

 
Hola viajer@!Si te ha gustado, comparte en tus redes! Cualquier sugerencia puedes dejármela clickando al botón de whatsapp que aparece en la parte superior. Gracias!
Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
WhatsApp chat Contacta a mi whatsapp!